En ausencia de la Janda

EN AUSENCIA DE LA JANDA

En ausencia de la Janda es un proyecto de investigación, curatorial y artístico que recoge fotografías, imágenes, documentos y textos referentes a la laguna desecada de La Janda, organizados para posibilitar desde las prácticas artísticas un análisis crítico de la situación actual de la antigua laguna.

Naturaleza muerta. Naturalistas , cazadores y coleccionistas en Cádiz, es un proyecto enmarcado dentro de En ausencia de la Janda.

La antigua laguna de La Janda desde Benalup-Casas Viejas. Fotografía de Alberto López Baena.

La Janda era un gran humedal que se situaba en el extremo sur de Andalucía entre los municipios de Vejer, Benalup-Casas Viejas, Barbate y Tarifa, sus aguas dulces estacionales de escasa profundidad y densa cobertura vegetal constituían un enclave paisajístico de gran belleza y un autentico paraíso para las aves.
Se trataba de la mayor laguna de la península Ibérica, un complejo lagunar situado sobre una depresión de origen tectónico a la que vertían originariamente sus aguas los ríos Barbate, Almodovar y Celemín. En temporada de lluvias esta depresión se inundaba formando un único y extenso humedal de más de 50 km² y escasa profundidad que a medida que avanzaba la estación seca se iba disgregando en un rosario de lagunas de las que La Janda, con 4000 hectáreas, era la de mayor tamaño y junto a ella se encontraban otras menores como Rehuelga, Cabrahigos, Alcalá, Jandilla, El Torero, Tapatanilla y La Haba.
Aunque en el s.XIX ya existían intereses para desecar la laguna no fue hasta la década de los 60 del s.XX cuando los grandes propietarios de las tierras situadas junto a la laguna llevaron a cabo la desecación con el beneplácito y financiación del gobierno de la dictadura. Siéndole cedida temporalmente la propiedad de los terrenos para su explotación agrícola. Actualmente la laguna sigue colonizada por extensos cultivos intensivos y continúan los trabajos de ampliación y mantenimiento en obras hidráulicas de desecación gracias a proyectos financiados por las distintas administraciones.

Imagen 1. En rojo, extensión aproximada de La Janda.
Imagen 2. Plano topográfico de la laguna, siglo XIX.